¡Extra, extra! pronto estaré de regreso .

DE INTERES

Conductor

Conductor

AUDIOS

***
Actividades
•-Enero-15-

>
* 
* 
* 

>
*  
* 
* 
>
* 
 
 
*
*

•

Toque Crítico de Martín Esparza Flores: CFE Reprobada por Corrupta e Ineficiente

Toque Crítico de Martín Esparza Flores: CFE Reprobada por Corrupta e Ineficiente

sábado, 10 de enero de 2015

EL SME INICIARÁ OPERACIONES EN 2015

Conductor de Frecuencia Laboral y Secretario General del SME

Transcripción de Andrea Luna Hernández del Programa del 03/ENERO/2015

Es importante informarle al radioescucha y a nuestros trabajadores en la resistencia, al grupo de jubilados, que derivado de la negociación que tenemos con gobernación del gobierno federal -tenemos un documento firmado por la Secretaria de Gobernación- para que en este año 2015, todo hace suponer que siguiendo la ruta que se ha trazado podemos iniciar con la operación con las plantas de generación que tenía Luz y Fuerza del Centro son 34 plantas, hay hidroeléctricas; la más emblemática es la hidroeléctrica de Necaxa una hidroeléctrica que tiene más de un siglo funcionando.
Necaxa es la primera hidroeléctrica que se construyó en la época de Porfirio Díaz, a través de una empresa que era la Mexican Light and Power Company Limited. Fue la primera hidroeléctrica que trajo a gran escala electricidad para iluminar el Distrito Federal.
Esa hidroeléctrica conserva sus orígenes en cuanto a la parte técnica, en la parte operativa se han hecho modificaciones a partir de inversiones que hizo todavía el organismo público descentralizado que era la CFE, hoy ya es una empresa productiva del estado, es cualquier empresa S.A. de C.V.
Lo que nosotros hemos planteado es que ese es un esquema que nos permite incorporar a un grupo importante de trabajadores para poder hacer la generación, la transformación, la transmisión y también esto está sujeto a que se puedan dar todas concesiones, los permisos, los puntos de interconexión y fijar un precio del costo de kilowatt hora. Y además de esa concesión estamos planteando que debe de ser a 99 años para poder mantener la hegemonía y eso lo establece también la propia ley y hay casos muy específicos.
Por ejemplo, cuando privatizaron el tema de los ferrocarriles la concesión que le dieron a Germán Larrea fue por 99 años en este país.
Es un área que hemos estado ya discutiendo ampliamente, son las 34 plantas ya las tenemos en el anexo número A, que así le hemos denominado. Quiero aprovechar para reconocer a los trabajadores, a los ingenieros, a los técnicos que se constituyeron para integrar este proyecto muy profesional, que ya lo tiene en sus manos la Secretaria de Gobernación.
Otra área que también hemos desarrollado son las fábricas y los talleres, se hicieron estas fábricas y talleres con una perspectiva de poder abastecer suministros, productos, servicios, materiales a toda la red de distribución aérea, subterránea, las áreas comerciales, la transmisión para abastecer el mercado nacional e internacional. Es un trabajo industrial muy importante, todos estos procesos de trabajo están certificados o estaban certificados antes del decreto.
Existen todo el patrimonio industrial, están las naves industriales, debe de estar todo el equipo; sino, para eso se establece el acuerdo que se tienen que hacer los inventarios y revisión de todas estas fábricas y talleres y lo que ellos nos plantean que se a través de una cooperativa que ya se ha discutido y de esa cooperativa entrarían las fábricas y talleres. También entrarían las actividades como la transmisión, la distribución, la comercialización de que es una materia de trabajo que le corresponde al Sindicato Mexicano de Electricistas.
Se plantea la constitución de un grupo especializado de funcionarios del gobierno con carácter de resolución con la Comisión Negociadora del Sindicato Mexicano de Electricistas, y cada uno de los puntos que se ha establecido en este esquema se puedan ir cumpliendo para que en los próximos días. En los próximos meses podamos tener ya la ubicación de cada trabajador en que puesto de trabajo, qué actividades vamos a desarrollar, cómo vamos a ir colocando a los trabajadores, cuáles van a ser las condiciones de trabajo.
Para eso se requiere de una amplia participación de los trabajadores, de la unidad misma de los agremiados del Sindicato Mexicano de Electricistas, del apoyo de todas las organizaciones que han venido acompañando esta lucha de resistencia del Sindicato. Porque lo hemos dejado muy claro en nuestra Asamblea de aniversario, del centenario de nuestra organización sindical, para hacer valer los acuerdos en la mesa con gobernación tiene que pasar por la unidad de los trabajadores, por la movilización y continuar en la lucha.
Y eso nos lo demuestran los cien años de existencia de nuestro sindicato, los primeros 50 años hicimos negociaciones con empresas privadas imperialistas, transnacionales y los otros casi 50 años fue con el Estado.
Curiosamente a los electricistas cuando mejor nos fue en cien años, fue con las negociaciones con las empresas privadas porque se consolidaron los contratos colectivos de trabajo, las condiciones de seguridad e higiene, el reconocimiento del Sindicato, se empezaron a crear condiciones en cuanto a salario, prestaciones, fondo para poder garantizarles a los trabajadores el tema de la vivienda, el tema de la seguridad social.
Y curiosamente ya cuando pasó a manos del Estado, pues cada presidente de la República que paso puso su etiqueta. Privilegió más a la Comisión Federal de Electricidad (CFE). En la primera etapa los sindicatos que eran el STERN y el SUTERM por parte de la CFE fueron privilegiados también por el estado en contra de los intereses de los propios trabajadores del Sindicato Mexicano de Electricistas.
Sus líderes históricos como "La Güera", Leonardo Rodríguez o Pérez Ríos antes que él, prácticamente estuvieron acorde a lo que decía el gobierno, lo que decía la propia CFE. Los electricistas del SUTERM ganaron condiciones de trabajo en su contrato pero fue gracias a la lucha del Sindicato Mexicano de Electricistas porque al momento de que negociamos nuestro contrato colectivo, lo mismo que alcanzábamos nosotros, se lo daban al día siguiente a los del SUTERM.
La experiencia que tenemos a lo largo de más de cien años nos permite decir que tenemos en la mesa de negociación a la contraparte y de ahí no nos vamos a mover, hasta que podamos alcanzar el objetivo el cual nos hemos trazado que es el regreso al trabajo de todos los trabajadores que no aceptaron su liquidación.
Aquí también es la forma de como los sindicatos y las organizaciones plantean las negociación, los derechos individuales que establece la ley pero en el tema de que somos trabajadores del aparado A nos permite, entonces, tener los contratos colectivos de trabajo y así inició la lucha hace cien años del Sindicato.
Al principio ni siquiera los patrones reconocían a los dirigentes, ni a la organización sindical y entonces los trabajadores se organizaban, había representantes por centro de trabajo y se organizaban, emplazaban a huelga. Y hubo huelgas importantes como la de 1916 para que se mejoraran las condiciones de salario, condiciones de seguridad e higiene, las condiciones de los trabajadores.
Así ha sido todo la lucha de los trabajadores de manera permanente. Hoy en estas condiciones en las que estamos pues también tenemos que plantear que el tema de la industria eléctrica primero es una actividad estratégica para el desarrollo económico y social de este país.
Segundo, la actividad que se desarrolla no es cualquier actividad tiene sus propios riesgos. Tercero se requieren de trabajadores altamente capacitados y los tiene el Sindicato Mexicano de Electricistas y cada una de estas actividades tiene un valor, la actividad que tú desarrollas y que tú pactas. Entonces, a partir de esa experiencia nosotros tenemos que plantear cuáles son las condiciones a las cuales se tiene que alcanzar con estos patrones que van a ser nuevos patrones, pero también nosotros debemos tener toda la habilidad para alcanzar nuestras justas demandas.
Esta es una lucha de clases de los trabajadores contra la propia burguesía y las multinacionales. Entonces, queremos que los trabajadores mantengamos la unidad para poder alcanzar nuestros objetivos. Decimos que ésta es una negociación parcial, porque la negociación final tendrá que ser hasta que se restablezcan los derechos de los trabajadores que teníamos antes del ilegal decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro, además tenemos que continuar en la lucha por renacionalizar la industria eléctrica en este país.
El SME fue primero que el SUTERM, quien es primero en tiempo es primero en derecho, si en México se respetara el derecho. Pero además, somos un Sindicato que desde 1933 alcanzó su registro nacional de industria y nosotros podemos, tenemos la facultad de firmar contratos colectivos de trabajo con cualquier empresa del ramo en cualquier parte del territorio nacional.
Por eso en esta nueva etapa de la lucha todas estas empresitas que se han estado metiendo aquí en la zona que tenía Luz y Fuerza, que es una zona de materia de trabajo del SME deben de contratar con el Sindicato Mexicano de Electricistas. Esa es una perspectiva de lucha que tenemos los trabajadores organizados en el Sindicato Mexicano de Electricistas”.
 

viernes, 24 de febrero de 2012

Analizarán impacto de privatización de LyFC sobre industria eléctrica mexicana


Con el propósito de abordar la situación la industria eléctrica nacional ante las políticas neoliberales y privatizadoras que prevalecen en el país, así como el problema de las altas tarifas de electricidad que se ha desatado a nivel nacional, la situación del complejo hidroeléctrico Necaxa –antes y después del decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro- y su defensa como patrimonio industrial y cultural en activo de la Humanidad, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), convoca al foro “LA INDUSTRIA ELÉCTRICA MEXICANA: PROBLEMAS Y RETOS”, el próximo 25 de febrero, a partir de las 9 horas en el auditorio del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) ubicado en la cabecera municipal de Nuevo Necaxa.



Para tal foro, han sido ya confirmadas las asistencias de ponentes como: Jorge Ramón Gómez Pérez, presidente del Comité Mexicano para la Preservación del Patrimonio Industrial, A.C., el ex senador Manuel Bartlett Díaz, el diputado federal Ricardo Urzúa Rivera, José Antonio Almazán, pro secretario de jubilados del SME, Martín Esparza Flores, secretario general del SME, entre otros.



Las ponencias tendrán una duración promedio de 30 minutos, al término de las mismas, los asistentes podrán participar con preguntas o comentarios. Al finalizar el foro, se realizará una mesa de conclusiones mismas que se harán públicas a través de un comunicado y de los medios alternativos del propio SME.



En vísperas de que sea nominado oficialmente como candidato al senado por Puebla, por el Partido de la Revolución Democrática (PRD), Manuel Bartlett Díaz aprovechará este escaparate para publicitar una alianza de facto con el Sindicato Mexicano de Electricistas, (SME) y contrarrestar los ataques ya iniciados en su contra por parte de Javier Lozano, precandidato a la senaduría por Puebla y ex Secretario de Trabajo del actual régimen.

TeleFórmula-Puebla

Libro de Scherer inaugura juicio histórico a Calderón: Aristegui

MÉXICO, D.F. (apro).- Con Calderón de cuerpo entero, el más reciente libro del periodista Julio Scherer García, se inicia el juicio al gobierno de Felipe Calderón, advirtieron hoy Carmen Aristegui y Alfonso Durazo, mientras que Manuel Espino reveló que no quería que fuera presidente de México.


Aristegui, Durazo y Espino presentaron el libro de Scherer García ante más de 300 personas que abarrotaron el Salón de Actos del Palacio de Minería, y los tres desmenuzaron la obra, de la que los dos segundos participan con sus testimonios sobre Calderón.

Aristegui, quien recordó que hace “un año y días” perdió y recuperó su programa en MVS por “un berrinche de notables proporciones” de Calderón, señaló que, tal como lo ha expuesto el historiador Lorenzo Meyer, ha comenzado el juicio al sexenio.

“Empieza el inicio de los juicios precisamente a Felipe Calderón, el juicio de la historia, para decirlo en términos en los que se suele hablar, evidentemente ya empezó y don Julio es de los primeros que escribe precisamente para este ejercicio”, puntualizó la periodista.

Y añadió: “Sin duda va a ser un sexenio a analizar de una y mil maneras, de todos los ángulos posibles, (como) desde el ángulo periodístico don Julio aporta Calderón de cuerpo entero.”

Espino, expulsado del Partido Acción Nacional (PAN) que presidía en 2006, dijo que compartió con Scherer información que tienen derecho a saber los mexicanos sobre Calderón, porque el periodista “quería escribir historia con la verdad”.

El político duranguense aclaró que en el libro “no hay chisme, no hay mitote, son páginas de historia”, y aludió a las reacciones que produjo en la Presidencia de la República, la Secretaría de Gobernación, el PAN y la casa de campaña de Josefina Vázquez Mota.

“Yo lamento, pero al mismo tiempo celebro, que los testaferros del calderonato hayan trabajado horas extras desde que se publicó el avance del libro en la revista Proceso, y de Bucareli, de Los Pinos, de una oficina de partido de la colonia Del Valle y de una oficina de campaña de la colonia Del Valle comenzaron a diseñarse jugadas de comunicación para neutralizar, contrarrestar o desprestigiar a un libro que todavía no estaba en las librerías, pero que ya se sabía que pronto iba a aparecer.”

Añadió: “Y quienes lamentablemente como periodistas reaccionan en contra del libro, sin haberlo siquiera conocido, evidenciaron a quién estaban sirviendo, y periodistas a los yo tenía aprecio y respeto por su objetividad, y comenzaron a poner énfasis en un tema, en un enfoque de un tema, el tema del alcoholismo, y el enfoque de que era injusto hablar del alcoholismo del presidente.

“Yo nunca le dije alcohólico al presidente, porque no me espanta que una persona tome bebidas alcohólicas (…) Ese no es el problema, el problema es que se tome de manera irresponsable, el problema es que se tome cuando se trabaje y el problema es que se tome cuando se trabaja en una responsabilidad del tamaño de la Presidencia de la República. Y yo no sé si el presidente toma o no, pero sé que tomaba cuando era diputado y lo hacía cuando trabajaba”.

En la presentación del libro de Scherer García, en el marco de la Feria Internacional de Libro de la UNAM, Espino reveló: “Yo conocía las inclinaciones de Felipe Calderón y por eso yo no quería que fuera el presidente o el candidato a presidente de mi partido. Eso es público y nunca lo he negado”.

Pero cuando ya fue candidato lo tuvo que apoyar, porque era su obligación. “Cuando era precandidato por supuesto que no quería, pero tampoco me atrevía a difundir, porque siendo presidente de un partido político nacional hubiera sido muy mal visto que, estando en el papel de árbitro, tratara de persuadir a los militantes de por qué no votar por una persona. Pero esa ya es experiencia y esa ya es historia que se plasma en los libros de don Julio Scherer.”

Por su parte, Durazo dijo que Scherer se anticipa a lo que vendrá después de que Calderón deje el cargo, porque es cuando todas las estructuras que los cercan para ignorar las realidad empiezan a ceder y es también cuando los intereses cómplices que protegían con el silencio empiezan a romper sus ataduras.

Durazo, exsecretario del priista Luis Donaldo Colosio, advirtió que la conducta de Calderón anticipa que se involucrará en la elección federal más que Vicente Fox, de quien él fue también secretario.

“Creo que las dimensiones que tomará con Calderón resultarán inéditas”, vaticinó Durazo, quien afirmó que el presidente “no estaba preparado emocionalmente para llegar a esa responsabilidad y que parece no tener una línea roja que respetar. Es decir, el ‘haiga sido como haiga sido’ en estado puro”.

proceso

miércoles, 22 de febrero de 2012

"En materia laboral, Calderón deja un desastre"

Organización Editorial Mexicana

22 de febrero de 2012


Carlos Lara Moreno/El Sol de México

México.- "En materia laboral, el presidente de la República, Felipe Calderón, deja un desastre, ya que basta preguntarles a todos los trabajadores que se han quedado sin empleo, por lo que fue pésima la política que implementó y dejará una herencia muy lamentable en material laboral", afirmó Manuel Espino Barrientos, exdirigente nacional de Acción Nacional.

Al sostener una reunión con ex trabajadores y jubilados del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), Espino Barrientos dijo que la política laboral que se implementó en esta administración no se podrá corregir en lo que le queda de tiempo, y comentó que posiblemente se "toque fondo" en el tema del desempleo y se tengan que activar las medidas necesarias para recuperar algunos de los empleos que se perdieron en el sexenio.

"En materia laboral, Felipe Calderón deja un desastre, sino pregúntenles a los trabajadores de Mexicana de Aviación o de los trabajadores industriales de la frontera norte que han perdido su trabajo o hay que preguntar a diversos sindicatos que se han visto agraviados por la política laboral del Presidente.

"Fue pésima la política laboral, por lo que hay una herencia muy lamentable en materia laboral y no creo que lo alcancen a corregir en lo que resta de tiempo", dijo.

El político chihuahuense añadió que es una bomba de tiempo la que están creando desde la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en la Ciudad de México con el cambio que se ha realizado en el cableado, por lo que llamó a las autoridades capitalinas a vigilar esta situación, al tiempo de demandar que es importante que se vigile el tema de las tarifas que cobra la paraestatal por servicio eléctrico.

"El consumo de energía eléctrica tiene que ver con una demanda de satisfacción humanitaria, porque no es un recurso suntuoso, es un bien indispensable en estos momentos de la vida nacional, y claro que pugnamos por un cambio tarifario y porque se termine el caos administrativo que ha generado el incremento en los precios".

Encerrona de López Obrador con equipo que integraría su gabinete


Alma E. Muñoz

Periódico La Jornada
Miércoles 22 de febrero de 2012, p. 15

Andrés Manuel López Obrador acordó anoche con los personajes propuestos para integrar su gabinete, en caso de ganar la Presidencia de la República, realizar una serie de foros temáticos con expertos e investigadores para ir concretando una agenda de gobierno.

Encabezadas por cada uno de los 20 miembros convocados para hacerse cargo de una cartera, las reuniones tendrán lugar del 4 al 29 de marzo en la ciudad de México. Empezarán con el tema de gobernabilidad, bajo la conducción del jefe de Gobierno capitalino, Marcelo Ebrard.

Al término del encuentro privado, que se realizó en el hotel Marquis Reforma por espacio de dos horas, el precandidato presidencial de la coalición Movimiento Progresista señaló que con los foros se definirán lineamientos básicos, "no sólo los diagnósticos (sobre temas nacionales), sino propuestas".

También en entrevista –previa aclaración de que acudió a la reunión con López Obrador en una hora no laborable–, Ebrard señaló que se trata de una serie de encuentros "para elaborar propuestas que vamos a tener al más alto nivel, porque no se puede competir si no presentamos una propuesta convincente para todo el país. No basta con los atributos de una persona, tienes que presentar un programa de gobierno", a partir de abril, cuando arranque la campaña presidencial.

Afirmó que con la participación de "gente de muy alto nivel en cada una de las áreas, francamente va a estar muy difícil que puedan competir con la altura de estos encuentros".

Ante la situación de violencia que se vive hasta en los reclusorios, Ebrard ejemplificó: "se trata de presentar propuestas sobre cómo vamos a organizar para que no ocurran estas cosas. Estaría a cargo de toda la política de seguridad ver cómo vas a pacificar el país... Está bien difícil", señaló.

A su vez, López Obrador afirmó que se abordará el convenio que acaba de firmar México con Estados Unidos para explotar yacimientos de petróleo. "Se va a tratar en el tema energético, encuentro que se llevará a cabo precisamente el 18 de marzo."

A esta reunión –la primera que se hace pública– acudieron, además de Ebrard, propuesto para la Secretaría de Gobernación, Javier Jiménez Espriú, Comunicaciones y Transportes; René Drucker, Ciencia, Tecnología e Innovación; Manuel Mondragón y Kalb, Secretaría de Seguridad Pública; Bernardo Bátiz, PGR; Fernando Turner, Economía; Miguel Torruco, Turismo; Genaro Góngora Pimentel, Consejería Jurídica.

José Antonio Ortiz Pinchetti, Secretaría del Trabajo y Previsión Social; Bertha Luján, Honestidad y Combate a la Corrupción; Víctor Suárez, Reforma Agraria; María Luisa Albores, Agricultura; Claudia Sheinbaum, Medio Ambiente; Jorge Eduardo Navarrete, Relaciones Exteriores; Adolfo Hellmund, Energía; Raquel Sosa, Desarrollo Social, y Sergio Rodríguez Cuevas, Salud.

No asistieron Rogelio Ramírez de la O, Hacienda; Elena Poniatowska, Cultura, y Juan Ramón de la Fuente, Educación Pública. Fernando Turner comentó que también está invitado a participar Carlos Slim.

López Obrador anunció que en esta época de intercampañas tiene mucho trabajo. Además de dar entrevistas, anunció que acudirá a universidades y actuará conforme a la ley. Se tratará de encuentros privados y no abordará lo electoral.
La Jornada

POR QUÉ EL PRESIDENTE CALDERÓN PUEDE SER ENJUICIADO

Por José Martínez M

 Cancún, Qna. Roo.,  febrero del 2012

El presidente Felipe Calderón se encuentra en un brete. Puede ser el primer presidente mexicano que sea juzgado por una corte internacional por delitos de lesa humanidad ante los resultados de la guerra contra las drogas. En México también el presidente Calderón podría enfrentar un juicio porque al margen del Senado de la República, su gobierno suscribió un acuerdo bilateral que permite a fuerzas federales estadounidenses actuar armados en territorio mexicano, en violación flagrante a la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Con el presidente Miguel de la Madrid se dio la autorización para que la Agencia Antidrogas (DEA) estableciera equipos de intervención en las bases aéreas de reacción inmediata, ubicadas en territorio nacional, cuatro de ellas establecidas en Mérida, Guadalajara, Monterrey y Hermosillo.

Como ocurrió con algunos de sus antecesores, con Felipe Calderón se reconfirmó la fatídica premisa de Robert Lansing, el poderoso secretario de Estado de los Estados Unidos en el gobierno del republicano Calvin Coolidge, el presidente número 34 en la historia de Estados Unidos y quien ejerció su mandato desde la Casa Blanca del 2 de agosto de 1923 al 4 de marzo de 1929.

Robert Lansing sentenció: “México es un país extraordinariamente fácil de dominar, porque basta con controlar a un solo hombre: el presidente”. (America Magazine Archives The tablet Magazine 5 de febrero de 1924).

En efecto, así ha ocurrido con Felipe Calderón. Por eso toma vital importancia el trabajo del jurista Juan José Mateos Santillán, en su ensayo La Guerra contra las drogas, la geopolítica y el miedo. En el que se apoya este análisis.

Desde que los civiles arribaron al poder, ningún presidente mexicano había osado vestir el uniforme militar, Calderón lo hizo y rompió viejos atavismos en un claro mensaje belicoso. Era una señal inequívoca de que su gobierno estaba en guerra contra el narco. Carente de legalidad y legitimidad, Calderón se apoyó en las fuerzas armadas y arrastró al país a una aventura sin precedentes, que le ha costado al país ríos de sangre y cuyo gobierno puede concluir con más de 60 mil muertos en su guerra contra el narcotráfico.

Después de que dos diarios de Estados Unidos, The Washington Post y The Houston Chronicle, dieran a conocer hace unos días que existen acuerdos entre ambos países que permiten a un número indeterminado de agentes estadunidenses operar armados en México, se pudo confirmar que éstos cuentan con el beneplácito del gobierno del presidente Calderón para que puedan portar armas a lo largo del territorio mexicano.

El portavoz de la embajada de México en Washington, Ricardo Alday confirmó que las fuerzas de seguridad mexicanas están “tomando todas las medidas necesarias para garantizar la seguridad de todos los agentes extranjeros en México”, y agregó: “Por razones obvias, no voy a entrar en los detalles”.

No es necesario adivinar los entuertos de la Secretaría de Relaciones Exteriores, la Contracolumna ha podido establecer cómo desde el sexenio foxista, México y Estados Unidos acordaron colaborar en materia de inteligencia estratégica cuando Jorge Castañeda se desempeñaba como canciller.

Tras varios años de negociaciones, con el beneplácito del presidente Calderón, y pese a la reticencia del Ejército y la Marina, desde agosto de 2010 vienen operando abierta y libremente en territorio mexicano más de dos centenares de agentes estadounidenses de nueve agencias de espionaje del vecino país. Bajo la cobertura de una denominación equívoca (Oficina Binacional de Inteligencia), el gran centro de espionaje de Washington funciona en un edificio ubicado en la avenida del Paseo de la Reforma, en la ciudad de México, muy cerca de la embajada estadounidense.

Dos periodistas de The Washington Post, Dana Priest, ganadora de un Pulitzer, quien dedicó dos años en colaboración con William Arkin a una minuciosa investigación sobre la nueva política de espionaje del gobierno estadounidense tras el atentado del 11 de septiembre de 2001, no hace mucho revelaron un sofisticado sistema de operaciones clandestinas tan complejo y secreto que “en realidad nadie sabe si funciona” y cómo se extiende hasta México.

El servicio de inteligencia es tan grande y “nadie sabe cuánto cuesta, cuánta gente emplea, cuántos programas existen dentro de él o cuántas agencias hacen las mismas tareas”, según la investigación periodística. “Después de nueve años de gastos y crecimiento sin precedentes el resultado es que el sistema creado para mantener protegido a Estados Unidos es tan grande que es imposible determinar su eficacia”.

“Los analistas que descifran, traducen y resumen los documentos y conversaciones obtenidos por los espías dentro y fuera del país publican unos 50 mil informes de inteligencia cada año, a muchos de esos informes nadie les hace caso”.

Muchos de esos reportes tienen que ver con México donde bajo el pretexto de la guerra contra el narco y la porosa frontera mexicana, que puede facilitar el paso de terroristas, se decidió ubicar la oficina más grande fuera de Estados Unidos, con el mayor número de agentes encubiertos y casi una decena de agencias encargadas de la seguridad nacional de la Unión Americana, contando con el apoyo tácito del gobierno del presidente Calderón.

Durante la quinta reunión bilateral en la que estuvieron los secretarios de Relaciones Exteriores, Patricia Espinosa, y de Economía, Bruno Ferrari, el jefe de la Oficina de la Presidencia, Gerardo Ruiz Mateos; el director general del Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN), Guillermo Valdés, y la coordinadora general de Comunicación Social, Alejandra Sota, el presidente Calderón en la conferencia conjunta con el presidente Barack Obama, se comprometió a cancelar “cualquier posibilidad de modificar las leyes para permitir que agentes de Estados Unidos comisionados en territorio mexicano porten armas”, como pretendía el presidente Obama a partir del incidente en que perdió la vida el agente del Servicio de Inmigración y Control de Aduana, Jaime Zapata.

Calderón dijo en ese encuentro que todo se limitaría al intercambio de información y apoyo técnico, pero resultaron falsas sus palabras. Los agentes comisionados en territorio mexicano actúan armados y una decena de agencias de espionaje y seguridad de Estados Unidos operan libremente bajo un suspicaz acuerdo en el marco del establecimiento de una Oficina Binacional de Inteligencia.

Es innegable que el gobierno de Felipe Calderón inició una guerra que de entrada sirve para proteger los intereses norteamericanos, asociados a los altos consumos de droga en aquellos parajes y, a la vez, genera mayores riesgos de consumo entre la población mexicana al cambiar la naturaleza del trasiego tradicional por la de control de los espacios de tránsito.

Dentro de este esquema, el análisis de algunos aspectos constitucionales y de legalidad resultan importantes para entender los aspectos internos que llevan al presidente Calderón a mantener su estrategia y extenderla para el próximo sexenio.

Si bien Robert Lansing, el poderoso secretario de Estado, había sentenciado que era fácil dominar a México solo controlando al Presidente, el jefe de la diplomacia estadounidense advertía también que para mantener un control absoluto de nuestro país, “la solución necesitaba más tiempo: debemos abrir a los jóvenes (mexicanos) ambiciosos las puertas de nuestras universidades y hacer el esfuerzo de educarlos en el modo de vida americano, en nuestros valores y el respeto al liderazgo de Estados Unidos. Con el tiempo esos jóvenes llegarán a ocupar cargos importantes y eventualmente se adueñarán de la Presidencia, sin necesidad de que Estados Unidos gaste un centavo o dispare un solo tiro, harán lo que queramos. Y lo harán mejor y más radicalmente que nosotros”.

Aunque Calderón sólo estudió una Maestría en Administración Pública por la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard, fue más fácil controlarlo que lo que suponía Robert Lansing. El hecho es que Calderón terminó enredado en una cadena de equivocaciones y complicidades, sometido su gobierno y el país al yugo estadounidense.

Para empezar, en su guerra contra el crimen organizado, el presidente Calderón recibió del Congreso de la Unión una serie de elementos, como el arraigo domiciliario, un asunto que bien estudiado implica un conjunto de medidas autoritarias y poco propias de un régimen democrático, cuando en realidad son instrumentos característicos de las dictaduras, o del “derecho penal del enemigo”.

Habría que subrayar que la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación ha tergiversado la prohibición categórica y expresa de la Constitución por una jurisprudencia arbitraria al autorizar o validar la salida de las tropas de sus cuarteles para combatir al narco.

El artículo 129 de la Constitución establece que: “En tiempos de paz, ninguna autoridad militar puede ejercer más funciones que las que tengan exacta conexión con la disciplina militar. Solamente habrá comandancias militares fijas y permanentes en los castillos, fortalezas y almacenes que dependan inmediatamente del Gobierno de la Unión; o en los campamentos, cuarteles o depósitos que fuera de las poblaciones, estableciere para la estación de las tropas”.

Es así que la guerra contra el narco tiene una cara real y otra formal o jurídica, pues es claro que desde el punto de vista legal no existe una guerra declarada.

En el campo de la realidad se enfrenta una verdadera guerra que tiene repercusiones mediáticas evidentes por el número de bajas, pero bien estudiadas las repercusiones jurídicas pueden ser trascendentales.

El presidente Calderón se dio cuenta muy tarde que su estrategia de hablar de una guerra le iba a traer consecuencias, pues estamos en el caso de una guerra no declarada por el Congreso de la Unión y fuera de las funciones constitucionales del ejército, lo que en un futuro no muy lejano podría implicar responsabilidades para los culpables de estos extremos, bien sea por violaciones a los derechos humanos, bien sea por crímenes contra la humanidad o por abusos y excesos de poder.

El Artículo 73 Constitucional dice: “El Congreso de la Unión tiene facultad: XII. Para declarar la guerra, en vista de los datos que le presente el Ejecutivo”.

En este caso, la guerra la declaró el Ejecutivo con todas las consecuencias legales a que tenga lugar.

Lo que está claro es que en el caso mexicano las violaciones a la Constitución son notorias, de suerte tal que para remediar el problema, se incluye la conducta inconstitucional dentro de la Constitución y el poder solucionar su problema de abuso de poder o de violaciones sistemáticas a la Constitución, constitucionalizando los abusos de poder.

Ese fue el camino que obligó a elevar a rango constitucional una medida propia de las dictaduras o de la Inquisición, el arraigo domiciliario.

En víspera de terminar el sexenio de Calderón hay factores fundamentales que mueven a su gobierno: buscar una legislación aun cuando sea retroactiva, que legalice y legitime las acciones inconstitucionales en que incurrió su gobierno.

Buscar mediante mensajes mediáticos y foros de diálogos constantes y sistemáticos la sociabilización y aceptación de las estrategias contra el crimen organizado para argumentar posteriormente que se actuó por mandato popular y no como se hizo en realidad.

Crear la necesidad de mantener el Ejército en las calles a partir de la combinación de las teorías del miedo y del shock.

Habría que profundizar en que la mayoría de los países aceptan la transmisión de la soberanía a la autoridad o a un ente abstracto que puede ser el orden normativo, sin embargo, los debates en el Congreso Constituyente de 1823-1824 dejaron perfectamente en claro que en México no se acepta trasladar la soberanía al Presidente o al Congreso, según el artículo 39, en relación al 40 y 41, todos ellos de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

De esta forma se concreta una aplicación de la soberanía poco difundida y debe entenderse que cualquier ocultamiento de información para el soberano es un acto de usurpación de esa soberanía y según la naturaleza de la información, pudiera ser que hasta de traición a la patria.

En la guerra contra el narco quedan algunas cuestiones de profundidad: El poder judicial no debió ser convocado, pues el mandato que le confiere la Constitución es de imparcialidad para administrar justicia y no el de comparsa del Presidente en ninguna cuestión de administración de justicia.

El Congreso de la Unión o al menos eso parece, suplantado en su calidad de representante legal y legítimo del pueblo de México, sin considerar la negativa de los líderes de los principales partidos políticos representados en el Congreso de la Unión de no asistir a las convocatorias del Presidente para no hacerle el juego a la representatividad alternativa.

La posición del Presidente es una posición periodísticamente correcta, sin embargo, la Constitución otorga en su división de poderes la representatividad popular al Congreso de la Unión.

Es evidente la apuesta del presidente Calderón, mantener una estrategia mediática que convenza paulatinamente a la mayor parte del pueblo para que acepten no solamente la guerra contra el narco; sino que la estrategia de mantener al Ejército en las calles, limitar garantías y establecer un sistema más autoritario es la respuesta correcta y única aceptable.

El resultado de la estrategia de Calderón se verá reflejado en las urnas. Sobre su futuro, es evidente que es incierto y que es probable que se le someta a un juicio por crímenes de lesa humanidad y violación a los derechos humanos.

martes, 21 de febrero de 2012

¿Vivir mejor con 1.8%?

Carlos Fernández-Vega

Sexto y, felizmente, último año de estancia calderonista en Los Pinos, y el balance arroja un desastroso resultado económico para el país. En el mejor de los casos, y sólo en el mejor, reportaría una tasa anual promedio de crecimiento cercana a 1.8 por ciento, insignificancia apenas por arriba del resultado de la administración de Miguel de la Madrid. Así, el bienestar de los mexicanos está por los suelos en el sexenio que les prometió vivir mejor.
Como bien apunta el Centro de Investigación en Economía y Negocios del Tecnológico de Monterrey, campus estado de México, “el mejor reflejo de lo descrito lo constituye la síntesis económica que puede realizarse del sexenio. A lo largo de los primero cinco años de la actual administración la economía ha crecido únicamente 1.48 por ciento en promedio anual, siendo los servicios el sector con ‘mayor’ dinamismo: un modesto 2.3 por ciento. En lo correspondiente a las actividades primarias e industriales debe citarse que no alcanzaron ni un punto porcentual promedio de incremento durante el mismo periodo: 0.6 y 0.9 por ciento, respectivamente. La comparación anual evidencia que en materia económica no ha existido un avance sustancial que permita resarcir las pérdidas de las crisis de 2009. El producto interno bruto (PIB) cerró 2011 con una tasa de 3.9 por ciento, un aparente escenario favorable de la evolución económica, pero a todas luces es insuficiente para contrarrestar y solucionar los grandes problemas del país”.

México no ha logrado recuperar plenamente lo perdido desde la crisis de 2009 (aunque en ese entonces el balance tampoco era la panacea). Incluso, algunos indicadores, como la pobreza, la precariedad laboral y el desgaste productivo, se encuentran en niveles aún más preocupantes que en ese entonces. “El bienestar social y productivo ha mermado, por lo que el crecimiento económico se encuentra disociado del progreso y el bienestar. La falta de cohesión social, la desigualdad y el estado lamentable del mercado laboral dan lugar a un cuestionamiento adicional: pese a que los indicadores macroeconómicos señalan una evolución positiva de la economía mexicana, éstos, paradójicamente, se han traducido en una involución de la actividad productiva de mayor valor agregado, así como para la calidad de vida de la población, de tal suerte que dicha evolución no brinda mecanismos de solución a las problemáticas más perturbadoras del país y resulta aún más estremecedor el hecho de que los servidores públicos presuman de ‘buenos resultados’ cuando al mismo tiempo existen cerca de 30 millones de mexicanos que no tienen para alimentarse”.
A lo anterior ha contribuido la falta de una estrategia con resultados sostenidos. Durante años se apostó a la exportación de manufacturas pero se descuidó a la industria nacional, la cual tuvo una pérdida sustancial en 2009, misma que no pudo ser superada en 2010. Para 2011 la economía presentó una tasa de crecimiento 30 por ciento inferior a la registrada un año atrás, mostrando incluso una disminución significativa en la actividad minera: -2.3 por ciento. En el caso de la construcción el avance fue de 4.8 por ciento, cifra favorable pero que no permite recobrar los rezagos de la crisis. Las manufacturas y el sector de electricidad fueron los promotores del crecimiento de las actividades secundarias con incremento del 5.1 y 5.6 por ciento, en cada caso.

El sector servicios presenta los mejores resultados, siendo el comercio, medios masivos, esparcimiento, servicios profesionales y dirección de corporativos, los subsectores con mayor dinamismo. En contrasentido, las actividades de gobierno manifiestan incluso una caída de 0.7 por ciento, en tanto que los servicios educativos y de salud reflejan las menores tasas: 1.5 y 1.6 por ciento, respectivamente. Si bien es cierto que el crecimiento registrado por estos últimos corresponde al más altodesde 2009, éste evidencia el deficiente estado de los mismos. En este contexto, ambos representan los elementos esenciales en la generación del capital humano, pero más relevante es citar que teóricamente constituyen ejes fundamentales para garantizar que los mexicanos aspiren a un verdadero desarrollo, a una mejor vida. El problema es que sus malos resultados tienen implicaciones negativas, no sólo en términos de productividad y crecimiento, sino de bienestar. Más grave aún, es el hecho de que al revisar las tendencias de los sectores mencionados éstas muestran un estancamiento que no es resultado de la coyuntura, por lo que verdaderamente representan un problema estructural que sin duda limita la capacidad de enfrentar un entorno poco propicio para la economía y la sociedad.

A pesar de que el acceso al servicio de salud creció significativamente, el estancamiento de la tendencia de su PIB refleja resultados opuestos de una política de propagación del mismo, es decir, su implementación no se encuentra vinculada con la generación de mayor valor agregado. En este sentido debe cuestionarse si garantizar un acceso a un sistema de salud ineficaz es suficiente para mejorar la calidad de vida de los mexicanos. De esta manera, pese a que el acceso brinde las posibilidades de hacer uso del derecho, no hay garantía de que el servicio sea de calidad, por lo que en realidad no resuelve los problemas de sanidad del país. Lo anterior incluso aunque en ciertas entidades de la República se haya alcanzado un estado de cobertura universal en términos de salud.

Se corre el riesgo, apunta el CIEN, de que los anteriores aspectos negativos se exacerben en los siguientes meses, dado que el ciclo económico del indicador global de la actividad económica también refleja la debilidad de la economía mexicana. En sus componentes principales señala un severo estancamiento para el caso de la actividad secundaria, en tanto que las actividades primarias y terciarias evidencian un ciclo en descenso. En este sentido, la actividad económica de México continúa mostrando signos de desaceleración, lo cual a su vez es confirmado por la tendencia de dichas variables.

Las rebanadas del pastel

¡Felicidades!, porque nadie morirá de hambre o sed en esta república de discursos, dice Felipe Calderón. Pues sí, el único requisito es que los mexicanos tengan con qué comprar alimentos o líquidos suficientes, o lo que es lo mismo, los más de 36 millones de dólares que diariamente se erogan para importar viandas, porque el campo nacional cada vez produce menos y el estómago interno depende crecientemente de los mercados externos.


Calderón da luz verde para que EU explote petróleo en el Golfo

El pacto firmado respeta la soberanía, afirma el Presidente
Nos esforzamos por garantizar el suministro de energía: Clinton
Hillary Clinton y la canciller mexicana, Patricia Espinosa, rubricaron el acuerdo en el contexto de la reunión del G-20 en Los Cabos. Atestiguaron el hecho Ken Salazar, secretario del Interior de Estados Unidos; Felipe Calderón y Jordy Herrera, titular de la Secretaría de EnergíaFoto Reuters



Periódico La Jornada Martes 21 de febrero de 2012, p. 2
Los Cabos BCS, 20 de febrero. Empresas petroleras de Estados Unidos y Pemex
explotarán por primera vez de manera conjunta yacimientos de hidrocarburos transfronterizos del Golfo de México,
donde se encuentran reservas de importancia para estos países, acordaron ambos gobiernos.
El presidente Felipe Calderón Hinojosa, ante la secretaria de Estado, Hillary Clinton, y el secretario del 
Interior de Estados Unidos, Ken Salazar, señaló que con respeto absoluto a nuestra soberanía se hizo la negociación
del acuerdo México-EU relativo a yacimientos transfronterizos de hidrocarburos en el Golfo de México.
Ya en 2001, el gobierno de Ernesto Zedillo firmó un acuerdo con el de Estados Unidos para delimitar
el hoyo de dona occidental del Golfo de México, también conocido como Polígono Occidental,
con el cual se impuso un periodo de 10 años para que ninguna empresa de las dos naciones realizara
actividades de exploración o explotación.
Este día, el mandatario federal sostuvo que, luego de que se acordó con el presidente Barack Obama en 2010
trabajar en este tema, se llegó a este convenio, con el cual se termina el denominado efecto popote, es decir,
el viejo temor que existía de que el petróleo fuera extraído del otro lado de la frontera, y se da certeza jurídica
en un tema en el que no había reglas claras.
Precisó que el acuerdo será enviado al Senado para su análisis.
Explicó que hay yacimientos que se entrecruzan y cualquiera que se considere transfronterizo se explorará
entre ambos países.
También permitirá maximizar la recuperación de hidrocarburos, fortalecer la seguridad energética
en ambos países y México podrá incrementar los ingresos públicos a través de Pemex.
Además, dijo, Pemex, que sólo puede ser de los mexicanos, podrá adquirir experiencia y tecnología de punta,
porque por primera vez podrá operar proyectos conjuntos con las empresas más avanzadas del mundo.
El acuerdo cuenta con mecanismos de solución de controversias, pero sobre todo, abundó,
da certeza jurídica en el tema.
Antes de la firma del documento, Hillary Clinton dijo que
“en una época en que nos estamos esforzando por asegurar el suministro de energía y al mismo tiempo hacer
una transición a medios más ambientales (…) el acuerdo constituye un gana-gana.
Los yacimientos pueden contener reservas considerables que beneficiarían tanto a México como Estados Unidos”.
Abundó que actualmente no necesariamente se dividen de manera ordenada en la frontera marítima,
lo cual pudiera dar raíz a disputas de nuestros países y nuestras compañías, 
si hay un yacimiento que esta a ambos lados (de la frontera), suscitaría disputas.
El acuerdo ayuda a prevenir estas disputas y a promover la exploración
segura, eficiente, equitativa y la producción a lo largo de los yacimientos.
Precisó que cada país mantiene su derecho de desarrollar nuevos proyectos,pero el acuerdo genera nuevas oportunidades,
las empresas estadunidenses podrán colaborar con Pemex, su homólogo en México.
En épocas difíciles como éstas tenemos que aprovechar al máximo todas las oportunidades para generar
empleo y desarrollo económico.
Por su parte, el secretario de Energía de México, Jordy Herrera, detalló que con este convenio ambos países
se comprometen a notificar a la contraparte cualquier indicio de existencia de un yacimiento transfronterizo,
y en cuanto se confirme el hallazgo se prohíbe el uso de la información hasta que se defina la cantidad
de recursos que corresponda a cada país.
También, precisó, se requiere un acuerdo de unificación y un plan de desarrollo para optimizar la explotación de los yacimientos compartidos,
lo cual estará sujeto a la aprobación de ambos gobiernos.
Se trata, apuntó, de una estrategia para que Pemex sea más fuerte y eficiente, además de que se debe aprovechar
esta fuente de ingresos.
También, Ken Salazar destacó que el acuerdo abre las puertas a áreas que estaban fuera de nuestro alcance:
el Golfo de México, rico en recursos, donde hay 1.5 millones de acres (607 mil hectáreas) 
y estarán disponibles para su explotación.
Apuntó que una tercera parte de la energía de Estados Unidos procede de esa región.
El acuerdo, añadió, dispone un proceso claro para las empresas estadunidenses y para Pemex, 
es un paso histórico para avanzar en nuestra agenda energética.
A Estados Unidos le permite ampliar responsablemente su trabajo en el Golfo de México y las empresas tendrán más certeza
para desarrollar estos recursos, dijo.
El convenio fue suscrito por la canciller Patricia Espinosa y Hillary Clinton, con el presidente Calderón y Ken Salazar como testigos.

Julio De La Huerta

Acusa SME a CFE por “despojo” de materiales

Reveló Esparza el supuesto cambio de cables en líneas

Francisco Reyes
Desmantelaron la red eléctrica al sur poniente estatal, reveló en entrevista Pablo Esparza Flores, subsecretario del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), división Juandhó.
Señaló que empresas subcontratadas por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) cambiaron el cable de cobre por uno de aluminio, el cual es un mal conductor de electricidad, por lo que este material provoca apagones y cortocircuitos dañando los aparatos electrodomésticos de los pobladores de esta región.
Indicó que el cobre está a 109 pesos el kilo, mientras que el aluminio oscila en los 10 pesos, “el conductor de cobre sustraído es revendido”.
“Nos acaban de informar que en el municipio de Mixquiahuala y en otras zonas de Tula están cambiando el conductor de cobre y están instalando conductor de aluminio, para revender ese cable”.
Exhortó a los habitantes a evitar y denunciar cuando se percaten que estén ocurriendo este tipo de “saqueos” y enfatizó que “los ciudadanos son dueños de toda esa infraestructura que está instalada”.

Fuente La Cronica